Cielo Abierto (Spring 2020)

Un día más sobre este asfalto,
que de nuevo define mi trayecto…
Un día más bajo este cielo abierto 
sin ruta…Que como lienzo en blanco,
disfraza un futuro que siempre fue incierto…

Y me asusta no reconocer el miedo 
que esconden tus amenazas…
Que me acaricia, que me abraza…
Que me susurra al oído…No sé si dulces mentiras…
Pero que solo habla de muertos… 

Yo, que buscaba nadar a contra corriente…
Me observo hoy recitando tus credos…
Dudando de si habrá revoluciones…
O solo miedo…
Solo lobos y corderos…

Y me pierdo entre la muchedumbre que me arrastra...
Un día más sobre este asfalto,
Un día más bajo este cielo abierto…

Yo, que buscaba nadar a contra corriente…
Solo frente al lienzo…
Con todo el miedo que esconden tus amenazas…
Pincelada a pincelada voy abriendo mi propia ventana…
Hacia un futuro que siempre fue incierto…

Y no sé si habrá revoluciones…
O solo miedo…
Solo lobos y corderos…

(Xoanxo, 2020)

Todo es diferente

No sé si tiene mucho sentido…
Pero como cada noche…
Elijo sentarme a solas,
en silencio…
Elijo esperar que tu voz 
se acerque…
Robe mis labios, 
encienda mi pecho…

Pero estos días todo es diferente…
Zombies que no lloran muertes,
invaden de miedo el ambiente…

Enjaulados en sus sofás,
con las panzas llenas,
con su razón por estandarte,
desde el amparo de la retaguardia 
disparan escupitajos de aire…
Balazos de opinión disfrazados…
En guerras virtuales…
Ficticias, perpetuas… 
Que nunca ganan, 
que nunca pierden…

Pero estos días todo es diferente…
En la distancia…
Lejos de sus hogares,
de sus besos,
de sus abrazos…
Miles de batallas…
A vida o muerte…
Invaden de dolor el ambiente…
Unas se ganan…
Otras se pierden…

En el frente…
Desbordados…
Luchan con todo lo que tienen…
Les falta el aire…
Pulmones encharcados
van perdiendo el aliento…

A su alrededor…
En modo ralentí,
el mundo que construyeron, 
aislado,
Sigue funcionando…
Se resiste a despertar…
Las máquinas del dinero 
que nunca tuvieron, 
siguen imprimiendo en el tiempo…

Y No sé si tiene mucho sentido…
Pero como cada noche…
Elijo sentarme a solas,
en silencio…
Elijo esperar que tu voz 
se acerque…
Robe mis labios,
encienda mi pecho…

(Xoanxo, 2020)

Dónde estás tú?

Dónde estás tú?

Hoy, que pocos parecen decir,
todos somos Madrid…
Que gritos en muros
piden cerrar puertas…
Que solidarios aplausos 
rompen cada noche 
el silencio de las calles…
Dónde estás tú?

Dónde estás tú?
Hoy, que tantas voces en redes 
reparten su pan diario del miedo…
Que con prepotente hipocresía escondida…
De opiniones huérfanas sin barras de bar…
Solo buscan responsables a quien culpar…
Hacer leña del árbol doblado, aún no caído…

Dónde estas tú? 

Y ojalá…
Ojalá, puedas disfrutar del calor de tu hogar…
Y desde ahí…
Desde ahí
repartir todo el cariño que escondes…
Todo el agradecimiento que no debes callar…
Porque hoy, aislados, todos están a tu lado…

Ojalá…
Ojala, no inundes tu mundo de rabia…
Que como el plástico vagabundo
se pega a las redes del odio…
Que todo lo ahoga en tiempos de angustia…

Ojalá...
Ojalá que ahora más que nunca 
sepas ser compañero solidario de camino…
Buen amigo…
Ojalá…

Y yo me pregunto…

Dónde estás tú?

Hoy, que pocos parecen decir,
todos somos Madrid…
Que gritos en muros
piden cerrar puertas…
Que solidarios aplausos 
rompen cada noche 
el silencio de las calles…
Dónde estás tú?

(Xoanxo, 2020)

No quiero que entiendas nada

No, no  quiero que entiendas nada…

Deja que la música invada
la voz de la nostalgia…
Que ocupe el silencio 
de este espacio inerte
donde se congelan las palabras...

Que en tu mirada...
Revoloteen sigilosos suspiros…
De infinitas estrellas apagadas…
Olvidadas...
Perdidamente enamoradas…

Que la luz de sus recuerdos…
Invada la profunda oscuridad
de tus pupilas dilatadas...

No, no  quiero que entiendas nada…

Deja, 
deja que la noche, 
se rompa en mil pedazos,
que el azar 
habite el humo suelto de mi tabaco…
Que juntos, 
deambulen por su aire en solitario…

No, esta noche… 
No quiero que entiendas nada…

Deja que la música invada
la voz de la nostalgia…
Que ocupe el silencio 
de este espacio inerte
donde se congelan las palabras...

Que en tu mirada...
Revoloteen sigilosos suspiros…
De infinitas estrellas apagadas…
Olvidadas...
Perdidamente enamoradas…

No, no  quiero que entiendas nada…

No, esta noche… 
No quiero que entiendas nada…

(Xoanxo, 2019)